Novedades

Consejos para optimizar las finanzas de una persona soltera

No son pocos los que ven que una relación amorosa implica una importante inversión de dinero. Salidas, ropa, regalos, detalles y gustos, forman parte del día a día de una pareja. Algunos incluso, sienten que no están preparados para una relación por su situación económica y por ende, la evitan. Prefieren mantenerse soltero.

Ante eso, llevar una vida de soltero (a) se presenta como un sinónimo de tranquilidad, sin gastos en pareja ni mucho menos. No hay preocupaciones por rendir cuentas y tampoco el compromiso de “invertir” dinero en una relación.

Sí, es cierto que al no tener preocupaciones, se siente libertad para hacer lo que sea, y está bien. Pero es un cuchillo de doble filo. Si no se maneja de la forma adecuada, dentro de poco tendrás más de un problema en lo que a finanzas se refiere.

Estar soltero es no tener reparos a la hora de complacerse uno mismo, se disfruta sin pensar en el mañana y ahí es donde radica el problema. El hecho de no tener pareja, a veces se interpreta como la puerta que se le abre al derroche, lo que además conlleva desviarse de los sueños o metas que se quieren cumplir.

Gastar el dinero de manera desenfrenada puede traer graves consecuencias no sólo a largo plazo, sino también, en el corto y mediano. Así que si eres soltero es conveniente seguir estos consejos para que más adelante no te lamentes de todo lo que hiciste y naturalmente, gastaste.

1) Establece prioridades:

También aplica para las parejas. Todos tienen compromisos financieros que atender y ese debe ser el principal foco de atención para destinar el presupuesto.

Estudios, alquiler, alimentación y servicios, deben ser los primeros ítems a marcar. Son obligaciones de las que no se puede huir, y por lo tanto, disponer del dinero necesario para atenderlas es indispensable.

El establecer prioridades hará que te mantengas enfocado en lo que realmente necesitas en tu vida y evitará que malgastes dinero en cosas que realmente no te hacen falta.

2) Consciencia para los gustos:

 Darse un gusto de vez en cuando está bien, de hecho tarde o temprano el cuerpo lo pide. No es un delito complacerte en algunas ocasiones pero sí debe hacerse con consciencia.

Todo en exceso es malo. El abuso de los gustos golpeará progresivamente tus finanzas. Lo más peligroso de ellos es que no te darás cuenta sino hasta cuando hayas llegado al límite.

3) Realiza inversiones:

Si dispones de un presupuesto importante, invertir en algo que puede darte dividendos en el mediano o largo plazo indudablemente es una sabia decisión.

Puedes invertir en un negocio y también en ti mismo. Estudios, preparaciones y cursos, el conocimiento no ocupa espacio, es una de las mejores inversiones que puedes hacer.

4) Ahorra para el futuro:

Vivir el presente de forma despreocupada claro que es tentador, pero no recomendable. Hay que pensar en el futuro y cómo afrontar lo que vaya apareciendo en el camino.

Es conveniente ahorrar lo que puedas para crear un fondo de dinero que pueda funcionar para afrontar imprevistos o bien para cumplir algo que desde hace mucho tiempo te has trazado como un viaje, grandes estudios, un equipo tecnológico, entre otras cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*